Otras Voces, Otra Historia
Dia 2: Arando un largo surco entre Guerrero y Chihuahua Debora Poo Soto

Dia 2: Arando un largo surco entre Guerrero y Chihuahua

  • Escrito por  Debora Poo Soto

14 de noviembre de 2014, desde algún punto en el camino, San Luis Potosí.

Estamos en los camiones, seguimos el recorrido… ayer salimos de Ayotzinapa y la siguiente parada será en Chihuahua, estábamos en algún lugar de la geografía potosina cuando volvimos a deteneros… Al frente se ven líneas de camiones de carga y uno que otro autobús de pasajeros ¿qué pedo?.

Un pequeño grupo de normalistas de Ayotzinapa desciende de los autobuses y comienza a caminar en el sentido que deberíamos avanzar –los acompaño-, después de recorrer varias docenas de camiones encontramos el desastre… un camión de carga se volteó, las personas sobrevivieron, pero la carreteraestá bloqueado por enormes vigas que además de pesadas están muy frías.

 

Los jóvenes regresan a sus autobuses y les llaman a sus compañeros, falta poco para las 2 de la mañana, algunos estaban dormidos. Todos salen de los autobuses, algunos no llevan ni chamarra y recienten el frío, entre camiones, por estrechos pasillos caminan hacia el desastre… se organizan pronto y entre todos los que pueden poner sus manos sobre las frías vigas comienzan a moverlas, algunos se lastimaron. Les costó mucho trabajo moverlas, se oye el rumor de que pesan entre tonelada y tonelada y media, yo de eso –como de tantas otras cosas- no sé.

Poco más de una hora después quedó abierto un carril, posiblemente les ahorraron muchas horas de espera a todos los viajeros que habían sido incapaces de organizarse. Se escuchan comentarios como: “somos unas riatas”, “les salvamos la noche” y frases sarcásticas como: “si, de nada” ante la falta de agradecimiento de todos los que finalmente pueden reanudar sus viajes gracias a los normalistas de Ayotzinapa.

Esperan ahí a que sus camiones logren el paso y mientras tanto con sus manos desnudas en el frío de la madrugada, les indican a los conductores si hacerse a la izquierda o a la derecha para que puedan pasar.

Una vez más subimos a los camiones, algunos no vuelven a dormir, escucho música… el conductor le sube al volumen, en algún punto, entre fotografías y líneas que escribo, duermo algunas horas, lo hago tranquila porque un tortugo va alado del conductor desde que salimos, sé que él nos cuida… menos de 24 horas después, de que dejamos Ayotzinapa, despertamos en un paisaje bien distinto.

El frío cala… el cielo es blanco-gris, paramos y algunos tomaron café a otros les alcanzó el dinero para un pan –comparten-, en general se sigue sintiendo hambre… después de algunas idas al baño, lavarse los dientes y revisar el mapa, volvemos a los camiones. Faltan más o menos cuatro horas andamos cerca de Gómez Palacio, por fin ese tortugo, que va con el conductor desde que salimos de Ayotzinapa, duerme un poco, pero no se mueve de su lugar, sólo dormita con las dedos enlazados y las piernas cruzadas, mientras otro normalista le hace guardia a él y al conductor.

Entramos a Chihuahua. Volvemos a parar, algunos que no habían comido nada en la mañana compran algo, cruzando la calle hay vacas y un letrero que anuncia Delicias libre y Saucillo o Delicias cuota, giramos hacia el Saucillo y pronto nos encontramos a la entrada de la Normal Rural “Ricardo Flores Magón”, es sólo de mujeres. Nos acomodan en un edificio de dormitorios y nos dan el reglamento.

¡Por fin! una comida acá –léase una comida con pescado o soya, con arroz, frijoles, tortillas, agua, y ¡hasta postre!- ¡delicioso!. El comedor se está arreglando, así que la cocina ha sido instalada temporalmente en el gimnasio/auditorio, lxs familiares y tortugos disfrutan la comida, los conductores de los camiones también están ahí, hay casi un silencio total. Después al terminar se levantan por grupos, es decir todos abandonan la mesa al mismo tiempo.

Caminan por ahí en los jardines de la Normal, algunos van a sus dormitorios, mientras que lxs familiares se sientan afuera de los dormitorios. Algunos salen a caminar al pueblo, hay un horario para regresar, les preocupa su seguridad, no es su rumbo. Platiqué brevemente con las muchachas de la Normal del Saucillo acá también les atacan, todavía no tengo mucha información… en realidad quedamos de platicar al respecto después.

Charlando con varixs me he dado cuenta que siempre que me hablan de sus novixs, señalan a que Normal pertenecen, y hoy por fin me explicaron por qué lxs normalistas salen con lxs normalistas. Si él o la novix es normalista hay más posibilidades de que se entiendan y funcione la relación, ya que aparte de su educación pues tienen mucho trabajo, como las normales son parte de la Federación Estudiantes Campesinos Socialistas de México ello implica mucho trabajo de organización, comisiones, reuniones, etc. 

***

No podía creerlo: chicharrón en salsa y frijoles acompañados de tortillas de harina y leche o café. Después un detalle importante, en los dormitorios, faltan cobijas, más tarde distribuyen algunas, quien no alcanzó comparte. Es hora de descansar, pero como es tradición se escucha música desde algunos espacios… no importa lxs rendidos caemos pronto.