Otras Voces, Otra Historia

Teodulfo Torres. ¿Quién es? ¿Dónde está?

  • Escrito por  Rxm

¿Dónde está? ¿Quién es?
Teodulfo Torres
¿Dónde está? Es una incógnita desde el 26 de Marzo de 2013, para encontrar respuesta, el pasado 8 de Marzo, familia, amigos y compañeros de lucha, iniciaron una campaña de búsqueda, presentación con vida y denuncia de su desaparición forzada. En el marco de esta campaña nos acercamos a su papá, su hermana, a sus compañeros Jessica y Adrián, para a través de sus palabras tratar de saber ¿quién es Teo?, como le dicen de cariño.

 


Nació el 18 de Noviembre de 1971 en Jalapa Veracruz, sexto hijo de siete, 2 mujeres y 5 varones en la familia Torres Soriano, tímido, discreto, amoroso, trabajador, solidario son algunas de las palabras con las que familia y amigos se refieren a él.
Teodulfo es adherente a la Sexta declaración de la Selva Lacandona, solidario en diversas luchas, testigo que video grabó el momento en que Francisco Kuykendall recibe un disparo de un objeto en la cabeza en medio de la manifestación en contra de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto el 1 de Diciembre de 2012, tenía que presentarse a entregar el video y declarar ante la PGR sobre este caso sin embargo días antes desaparece.
Joaquín Torres, su padre relata:


“Mi esposa y yo somos originarios de Oaxaca, mis hijos nacieron en Veracruz porque en esos años yo encontré trabajo allá, en unas grúas con un señor que era chatarrero; tiempo después cuando nos venimos de Veracruz caímos de “paracaidistas” aquí en México y nos tocó la suerte que si logramos triunfar y nos quedamos con el terreno, y es ahí donde acomodé a mis hijos, uno en cada cuartito, de a poquito pero cada quien le di su cuartito. Teo trabajaba conmigo en la “talacha”, pero ya después se fue a otro trabajo de albañil y ya solo llegaba a ayudarme, fue cuando se empezó a juntar con los compañeros.
Yo no había escuchado eso de desaparición forzada, ahora últimamente veo que Teo estuvo el 1 de diciembre cuando pasó lo del compañero Kuy, yo solo me imagino que también es forzada por lo de Kuy, porque iban los dos juntos y como Teo iba grabando.”


Para finalizar hace una pausa y esforzándose porque su voz siga siendo fluida comenta:

“Ahorita comentamos de él (Teodulfo) que no lo hayamos, comentamos pues, que siempre al faltar un miembro de la familia pues nos sentimos… tristes, porque digo yo que cuando se muere un compañero de la casa, estamos conscientes, pero ¿cuándo se desaparece?
Eso es lo que tenemos pues, de no poderlo ver, más yo que es mi hijo”


¿Qué es la Desaparición Forzada?


[…] que se arreste, detenga o traslade contra su voluntad a las personas, o que éstas resulten privadas de su libertad de alguna otra forma por agentes gubernamentales de cualquier sector o nivel, por grupos organizados o por particulares que actúan en nombre del gobierno o con su apoyo directo o indirecto, su autorización o su asentimiento, y que luego se niegan a revelar la suerte o paradero de esas personas o a reconocer que están privadas de la libertad, sustrayéndolas así de la protección de la ley, […] (1)

Mónica Torres Soriano recuerda que:

“Teo es el único que fue al kínder, porque él ya quería aprender, desde chiquito hacia como que ya sabía leer para que la gente lo viera. Nuestra niñez era muy precaria porque éramos 7. Mi papá y mi mamá trabajaban mucho pero nos daban lo que había dentro de sus posibilidades. Teo llego hasta el CCH, en el sur, yo creo que también por la falta de dinero fue que ya dejo la escuela, porque luego necesitaba para eso, para el otro; nadie lo apuraba él solito estudiaba porque quería. Últimamente estaba en lo de Teatro, un día llego a la casa bien contento dice:
-¡Ha ya tengo maestro de Teatro!
Y hasta yo le dije:
- De por sí eres bien teatrero
Y así bien contento y en esos días empezó a hacer máscaras, vestimentas, unas alas. Yo sabía que también estaba en el proyecto de agricultura en Xochimilco y en la casa de Migrante.
El nada más llegaba muy alegre una, dos, tres horas en la noche y no platicaba gran cosa de los movimientos, nada más lo de teatro, la casa, la siembra y eso porque llegaba con zetas, jitomates, chayotes y por eso nos platicaba si no, yo creo que tampoco, muy discreto con lo de los movimientos.
Ahora de la desaparición sé porque he andado ahorita y han explicado los compañeros, que es porque alguien te detiene en contra de tu voluntad, porque puede ser una desaparición política, como él que iba a declarar y desaparece, pues eso puede ser una desaparición forzada por parte del Gobierno.
Ahora pedimos que si lo tiene el gobierno, pues que nos lo regrese, y si no lo tiene que compruebe que no lo tiene, porque, pues es mucho tiempo y es mi hermano y nosotros sí sentimos su ausencia de mi hermano.

Después de un momento de charla con don Joaquín y Mónica encontramos un Teodulfo con una amplia participación política que se visibiliza a partir de su desaparición, ya que en su vida cotidiana, con su familia, incluso en los movimientos es un hombre alegre, sencillo y discreto con respecto a su actividad solidaria. Entonces pedimos a Jessica y Adrián que hablen de esta parte de su vida que conocen por compartir espacios y trabajos dentro de la Sexta.
Jessica:

“El tío te trataba como una compañera tan capaz como él, él no te tiraba línea, lo que te enseñaba, te lo enseñaba como una forma amorosa de compartir, yo creo que él ni siquiera encasillaba las cosas entre femenino o masculino, sino que te trataba de igual.
Alguna vez comento que su familia ha venido luchando para tener lo que tiene, entonces él está acostumbrado, como que su familia le inculco este sentido de lucha, sin saber ellos que era una lucha lo inculcaron.
Yo tampoco sabía que él había estado en Atenco, en lo de Oaxaca, con lo de Sicilia, como que el no hacía mucho ruido, pero era muy trabajador.
Teo decía que a él le importaba que este país fuera mejor y la gente fuera solidaria y hubiera cosas justas y dignas para todos, sobre todo le importaba lo de la cuestión de la tierra, de la lucha por la tierra, por el derecho a un espacio, y creo que esto le viene desde niño porque según me contó; su familia tuvo que; con muchos esfuerzos, hacerse de un espacio para vivir.
Quisiera decir que para nosotros el Tío es una persona muy importante y yo en lo particular me quede con muchas ganas de cosas que quedaron pendientes de hacer, como ir a la montaña, seguir compartiendo la música que le gustaba, el darle un abrazo."

En México no existen registros que coincidan en el número de desaparecidos; en el “Informe Mundial: México 2014”, presentado ante Human Rights Watch la CNDH en México afirma investigar 2,443 casos por haber encontrado evidencia de la posible participación de agentes del estado.” (2) por otro lado se mencionan también 26 mil 121 casos tan solo en el sexenio de Felipe Calderón que “hay que depurar”.

La desaparición forzada es una de las máximas formas represivas hacia los movimientos sociales y nuevas formas organizativas que buscan mejorar las condiciones de vida de ciertos sectores o de la sociedad en general, es también parte de los mecanismos aplicados para instaurar Estados de Terror capaces de tener injerencia en todos los ámbitos de la vida política, social y económica de los individuos, so pretexto de controlar la violencia del País, mantener la moral y buenas costumbres, consolidar el estado de derecho, la independencia e identidad nacional, y el desarrollo y consolidación de la economía nacional, todo esto tejido alrededor del discurso de los “amigos y enemigos” del estado y así de la sociedad.

Adrián Ciriaco:

Conocí a Teodulfo en 2005 en las reuniones de todas las regionales de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, yo lo había visto antes como a cualquiera de ustedes, pero no había relación, nos conocimos de lleno en el plantón que se puso con motivo de los presos del 3 y 4 de Mayo.
Teodulfo es un hombre 42 años, solidario, humano y andaba con todo mundo, practicaba la solidaridad humana, íbamos a la montaña, hicimos un baño ecológico, él nos enseñaba a pintar cortar, torcer un alambrón, todo eso lo aprendimos con él.
Teodulfo es un trabajador no asalariado, va sacando sus chambitas como muchos de nosotros, le dan un poco de dinero y puede dedicarse a la lucha la mayor parte del tiempo; su trabajo concreto que él tenía era el teatro con Juan Francisco Kuykendall, éramos sus alumnos, nosotros sin saber hacer nada de teatro, no teníamos ni idea y Kuy nos dijo que era bueno:
- Porque si no saben van a querer aprender, porque el que ya sabe no quiere aprender
Entonces nos enrolamos en un tallercito de teatro. Otra de las cosas que Teo hace son artesanías, máscaras en algún momento, hacíamos el vestuario.
Te voy a contar una anécdota:
Nosotros queríamos hacer una representación de una historia del Viejo Antonio, la idea original era hacerla en teatro guiñol, Kuy nos dijo vengan, yo los asesoro, traigan sus materiales, sus tijeras, hilo, todo lo que vamos a ocupar. Ese día llegamos como niños a casa de Kuy, porque Juan Francisco nos hizo creer que íbamos a hacer nuestros muñecos, pero ese día Juan Francisco nos dijo que no, que nosotros íbamos a representar lo que queríamos hacer en guiñol… (Adrián ríe y sigue recordando, luego hace una pausa)
Teo se desarrolló muy bien en eso, represento varios papeles.

¿Por qué “desapareció”?

Teodulfo estaba haciendo lo que tú estás haciendo y otros hacen, documentar ¿no? y así arranco el sexenio de EPN, la gente que violentaron el 1 de Dic de 2012 era gente que estaba documentando. Si tú recuerdas el viernes anterior a unos jóvenes que estaban en el interior del metro, estaban documentando y se los llevaron; entonces esa es una estrategia que tiene el Estado a partir del 2012, revisa 10 de junio, 13 de Septiembre, los informes que emitió artículo 19, es decir, documentar es un delito, a Teo le tocó dar el banderazo de salida. Documentar es un delito, no lo dice la constitución, no lo dice ningún código, pero en la práctica así es…

La desaparición forzada también intenta impedir la construcción de la memoria colectiva, de la historia de estos hombres y mujeres que siendo como cualquiera de nosotras y nosotros son sustraídos y violentadxs físicamente, pero además enredados en historias que según la perspectiva de las autoridades justifican porqué simplemente “desaparecen”, responsabilizando-nos a individuos, organizaciones civiles, sociedad de sus ausencias y evitando así la obligación de aceptar esta práctica y reconocerla como Crimen de Lesa humanidad cometido por el Estado.
Sin embargo ante esta impunidad nuestras voces, nuestra historia puede ser reconstruida, recuperada, devolviendo rostro y nombre a los desaparecidos, exigiendo su presentación con vida y la eliminación de la desaparición forzada como medida represiva, así como el castigo de todos los implicados en estos crímenes.


Para finalizar Jessica quiere agregar el siguiente mensaje:

Tío te queremos mucho, y te esperamos con los brazos abiertos para seguir en la lucha.

 

 

1) Declaración sobre la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas aprobada por la Asamblea General en su resolución 47/133 de 18 de diciembre 1992

2) Informe Mundial 2014: México http://www.hrw.org/es/world-report/2014/country-chapters/121995