Otras Voces, Otra Historia

Estudiantes y profesores de la ENAH denuncian campaña de difamación del periódico Milenio

28 de noviembre de 2014

A la opinión pública, medios de comunicación y organizaciones civiles.

Por este medio, estudiantes y profesores de la Escuela Nacional de Antropología e Historia denunciamos y rechazamos públicamente la campaña de difamación que ha emprendido el periódico Milenio en contra de jóvenes que han manifestado su repudio y descontento ante el reciente crimen de Estado en Ayotzinapa. Dicho periódico publicó, el sábado 22 de noviembre, una nota firmada por Ignacio Alzada en que se incluyen una serie de nombres propios, señalándolos como “presuntos integrantes” de grupos responsabilizados de “vandalismo”. Entre estos “señalados” se encuentra nuestra compañera Geraldine Rubiños Camacho.

 

Sabemos que este tipo de notas son parte de una campaña de linchamiento e intimidación que han lanzado los gobiernos Federal y del Distrito Federal en contra de estudiantes y activistas, específicamente contra grupos anarquistas, a quienes el discurso oficial busca convertir en el nuevo enemigo. Esta grave campaña, en la que los medios “informativos” juegan un papel central, se ha agudizado en el actual contexto de violencia promovida y solapada por el Estado mismo, poniendo en riesgo la integridad, la libertad y la vida misma de compañeros y compañeras.

Quienes suscribimos esta carta conocemos a Geraldine y la sabemos una persona crítica a las formas en las que el estado reprime a las poblaciones más vulnerables. Como estudiante de la carrera de etnología, ha demostrado ser una persona comprometida con una disciplina que cuestiona contantemente el status quo de la sociedad. Geraldine, como el resto de sus compañeros “señalados” por diversos periódicos nacionales (El Universal y La Rzón), es parte de una generación de jóvenes conscientes que participan de espacios académicos y luchas sociales, teniendo el derecho a la justicia y a la libertad como sus principales valores y objetivos. Por lo anterior, denunciamos el hostigamiento del que ha sido objeto nuestra compañera y el resto de los “compas” (palabra recientemente criminalizada); hostigamiento que queda de manifiesto en la nota periodística señalada.

Nos parece sumamente grave la falta de responsabilidad y de ética de medios como Milenio, quienes han publicado notas desacreditando el legítimo derecho a la protesta social, derecho que en medio de la crisis causada por el Estado, se vuelve una obligación. Son medios de “información”, como Milenio, los que buscan limitar la acción social, desprestigiar diferentes formas de lucha, dividir, y sembrar el miedo entre la población. Y de manera más grave, son estos medios los portavoces de un gobierno que ha desaparecido, asesinado, torturado, apresado y “levantado” a jóvenes, estudiantes, anarquistas, profesores, padres de familia, artistas, y trabajadores.

A través de este comunicado, hacemos responsable al periódico Milenio del daño moral y la de situación de peligrosidad en la que ha colocado a nuestra compañera. De igual manera, responsabilizamos a los gobiernos Federal y del Distrito Federal, de cualquier atentado contra la vida, la integridad física o los derechos de Geraldine Rubiños y de cualquier joven que decida levantar la voz contra el gobierno y sus crímenes.

¡ALTO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL!

¡PROTESTAR ES UN DERECHO, REPRIMIR ES UN DELITO!

¡LIBERTAD A PRESAS Y PRESOS POLÍTICOS!

¡AYOTZINAPA SOMOS TODOS!


Últimas Noticias en los Medios Libres